El saludable gazpacho andaluz.

gazpacho1

– Marina Muñoz Cervera –

El gazpacho es una preparación culinaria, en forma de sopa fría o batido, bebible. Es perfecto para cualquier época del año, pero en este tiempo navideño, nos salva de la situación (es sencillo de preparar) si lo servimos como un entrante más.

Su origen es incierto, aunque tradicionalmente se ha considerado una receta del interior de Andalucía (Sur de España), donde los productos de la huerta y el aceite de oliva son abundantes y los veranos secos y calurosos (1). A lo largo de su historia, ha pasado de ser de condumio de campesinos y legionarios romanos a ser la reina de las sopas frías de la cocina universal, junto con las vichysoisses y los bortusch (2).

Numerosos documentos atestiguan que el gazpacho es una comida muy antigua. Parece ser que Sancho Panza (Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes Saavedra) dejó la Ínsula Barataria, triste y desilusionado por los controles y limitaciones a que eran obligadas las personas de alta alcurnia, iba añorando a los de su pueblo y dijo: «Más quiero hartarme de gazpachos, que estar sujeto a la miseria de un médico impertinente, que me mata de hambre» (2).

gazpacho

Parece ser que la palabra “gazpacho”, que comparten el portugués y el castellano, proviene del mozárabe “caspos” que designa los trozos de pan (2).

Y una vez conocida algo de su historia, pasemos a ver los acontecimientos recientes que rodean a esta tradicional comida.

En una noticia, publicada el 14 de diciembre de 2012, por Europa Press, nos cuentan que el consumo de gazpacho, de forma habitual, podría contribuir a reducir la presión arterial, según un estudio del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn), y publicado en ‘Nutrition, Metabolism & Cardiovascular Diseases’ (3).

Los autores de la investigación comentan, que estudios epidemiológicos previos, demostraban que los componentes del gazpacho, por separado, eran beneficiosos para reducir la presión arterial. Y demuestran que “la presión arterial de los consumidores de gazpacho es inferior a los no consumidores, posiblemente porque sus componentes bioactivos contrarrestan el efecto del consumo de sal que contiene esta comida”. Por otro lado, los expertos han aplicado técnicas estadísticas de regresión logística para conocer hasta qué punto podría reducirse el riesgo de hipertensión gracias al consumo de gazpacho. Según los resultados, “en algunos perfiles de consumidores, el riesgo podría disminuir hasta un 27 por ciento”, ha señalado Medina-Remón (3).

Si queréis leer la noticia completa podéis acceder a través del siguiente enlace:

El consumo de gazpacho podría reducir la presión arterial

Y vamos a pasar a conocer los ingredientes de este manjar por si queremos adoptar la práctica de su consumo. Os lo recomiendo, a mí me gusta más el servido en vaso para beber, pero las sopas frías también están deliciosas. Esta receta nos aporta muchas vitaminas y minerales  procedente de las hortalizas (alimentos reguladores) y el pan  que contiene nos proporciona, en forma de almidones, la energía necesaria para metabolizarlas; también el aceite crudo, con sus ácidos grasos mono y poliinsaturados, nos suministra energía saludable.

Se prepara de muchas formas, las variedades han inundado las cocinas; os describo una clásica forma de preparación (4).

Ingredientes:

– 1kg o 2kg de tomates más bien maduros.
– 1 pimiento verde mediano, 1 ajo pelado (quitar la hebra que tiene en medio para que no se repita),
– 2 pepinos sin pelar (o pelar si os repite).
– 1 molla o miga de pan mojada en agua y vinagre, un puñadito de cominos (opcional).
– Agua.
– Una pizca de sal.
– Un chorreón de aceite (preferentemente de oliva pero en su ausencia sirve de cualquier semilla, de soja o de maíz).

Elaboración:

Pelar los tomates y trocear toda la verdura. Triturar todos los ingredientes juntos hasta dejarlos muy pasados. Podemos batirlos en una licuadora o si lo hacemos a mano, para que quede el líquido sin tropezones, es mejor que lo pasemos por un colador. Meterlo en la nevera y servirlo bien frío. Si sale muy denso, los servimos como sopa y si añadimos más agua nos saldrá un batido que podemos adornar con taquitos de jamón serrano, cebolla, huevo duro, etc.

Si os ha quedado un poco espeso, podéis ponerle unos cubitos de hielo.

A la hora de servirlo, se ponen unos cuencos con tomate, pepino y cebolla en trocitos pequeños y pan frito también en taquitos para ponerlo por encima del gazpacho si se sirve en un cuenco o plato hondo. Si sólo es para refrescar y seguir el ritmo de la vida, en un vaso es suficiente para beber (4).

¡¡Que os aproveche!!

Enlaces relacionados:

Nuestra salud puede ser el mejor “Regalo de Navidad”.
¿Podemos compartir salud en Navidad?
Pavo al horno con glaseado, puré cremoso de patatas y ensalada.
Merluza en salsa verde.
Brochetas de rape.
Yogur con fresas y kiwis.
Budín de manzana
Fondue de chocolate
Pirámides alimentarias del mundo

Fuentes:

(1) http://es.wikipedia.org/wiki/Gazpacho”>http://es.wikipedia.org/wiki/Gazpacho
(2) La verdad.es. Canal de Gastronomía. “Gazpachos antiguos y modernos”.
http://gastronomia.laverdad.es/temporada/137-gazpachos-antiguos-modernos.html
(3) Europa Press. Madrid 14 de diciembre de 2012. “El consumo de gazpacho podría reducir la presión arterial”.
http://www.europapress.es/salud/noticia-consumo-gazpacho-podria-reducir-presion-arterial-20121214112222.html.
(4) Gazpacho andaluz. Recetas de la Abuela Paca
http://lasrecetasdelabuelapaca.webnode.es/news/gazpacho-andaluz/

Imágenes:

gif

3 Respuestas a “El saludable gazpacho andaluz.

  1. ¡Qué bella receta!
    Si era parte de la dieta del Caballero de la Triste Figuram, debe ser buena para adelgazar. Creo que voy a acompañar la sopa con un trocito de queso manchego.
    Gracias, Marina Muñoz Cervera.

    Me gusta

    • Hola Remigio: no sólo para adelgazar, también formando de una alimentación saludable en personas normopeso. Seguro que el queso manchego le va bien porque le añade proteínas, pero también también grasa saturada. Si quieres adelgazar escoge el queso más curado o un ricotta (aunque no existía en los tiempos del caballero andante, hay que estar con los tiempos). Muchas gracias por tu comentario y cordiales saludos¡ Marina

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s