Las grasas trans en el punto de mira de la OMS.

grasas trans
– Marina Muñoz Cervera –

La eliminación de las grasas trans, de los productos alimentarios industriales, es un objetivo de la OMS.

En el año 2023, estos compuestos nocivos no deberán aparecer en la composición de los alimentos industriales, nos dice la OMS en un comunicado de prensa.

El consumo de este tipo de grasas está limitado, en la actualidad, a un 1% del total calórico diario.

La OMS refiere que «eliminar las grasas trans es clave para proteger la salud y salvar vidas».

A través de una guía llamada «REPLACE», en la que se indican una serie de pasos que deben seguir los gobiernos para que la industria alimentaria de cada país del mundo suprima las mencionadas grasas, este organismo pretende la eliminación efectiva de estas grasas de los productos de consumo humano y conseguir una victoria contra las enfermedades cardiovasculares.

¿Porqué es necesario suprimir las grasas trans?

Este tipo de sustancias, utilizadas por los industriales porque su tiempo de conservación es más largo que el de otras grasas, están relacionadas con un aumento del riesgo de enfermedad coronaria, diabetes, hipertensión, síndrome metabólico, entre otros procesos.

Las grasas trans aumentan el colesterol LDL (malo) y reducen el HDL (bueno). Incrementan el riesgo de cardiopatía en un 21% y de muerte en un 28%, siendo responsables de más de 500.000 muertes anuales por enfermedades cardiovasculares (datos OMS).

Por otro lado, hay indicios de que el consumo superior al recomendado, no más de 2 gramos al día en una alimentación de 2000 calorías, aumenta la inflamación y la disfunción endotelial.

¿Dónde podemos encontrar grasas trans?

Los isómeros trans procedentes, de los aceites parcialmente hidrogenados, se introdujeron a principios del siglo XX y aumentaron su popularidad gracias al desprestigio de las grasas saturadas. Aparecieron las margarinas en sustitución de la mantequilla.

En los productos industriales, la presencia de aceites o grasas parcialemente hidrogenados o grasas trans aparece, bien dentro del etiquetado de composición del alimento, o bajo la denominación genérica de «grasas vegetales».

Este tipo de grasas se encuentra, de forma natural y en pequeñas cantidades, en los productos lácteos y en las carnes de oveja y rumiantes. Sin embargo, a nivel industrial, suelen contenerlas los productos horneados, algunos productos deshidratados como sopas de sobre, las palomitas para microondas, margarinas, snacks y alimentos fritos con aceites vegetales poco resistentes a las altas temperaturas.

Mientras se implantan las medidas de la OMS, que serán recomendadas a nivel mundial, nosotros podemos asegurarnos de su presencia o ausencia, leyendo el etiquetado de los alimentos y utilizando aceites resistentes a las altas temperatura, como el de oliva, girasol alto oleico, etc. para las frituras.

Entrada relacionada:

La FDA de USA planea prohibir las grasas trans de los alimentos procesados.

Fuente:

Organización Mundial de la Salud. OMS. “La OMS planea eliminar los ácidos grasos trans de producción industrial del suministro mundial de alimentos”. Comunicado de prensa, 14-5-18

Imagen:
http://eseltia.com/wp-content/uploads/2015/02/Grasas-trans.jpg

Anuncios

“Suelos contaminados” un riesgo para la seguridad alimentaria.

Suelos contaminados

– Marina Muñoz Cervera –

La contaminación de los suelos afecta a la calidad nutricional de los cultivos agrícolas.

La composición nutritiva de cualquier alimento vegetal (frutas, verduras, hortalizas, cereales, etc.) depende, en gran medida, de la calidad del suelo en el que se cultiva. Si tenemos en cuenta que los suelos son «recursos no renovables», ya que hace falta más de 1000 años para que se forme 1 cm de suelo, comprenderemos porqué estamos en la necesidad de cuidar el único suelo sobre el que caminamos.

Con fecha 2 de mayo del presente año, la FAO, ha lanzado un informe en el que alerta sobre la necesidad de mayor prevención de la contaminación de los suelos, ya que supone un serio riesgo para la productividad agrícola, la seguridad alimentaria y un futuro sostenible.

¿Cuál es el impacto de la contaminación de los suelos?

El suelo de nuestro planeta es un recurso «finito», que no podemos recuperar a lo largo de nuestra vida y su contaminación provoca una reacción en cadena:

Alteración de la biodiversidad del suelo Reducción de la materia orgánica y de su capacidad para actuar como filtro y amortiguador para los contaminantes.

La contaminación de los suelos tiene un impacto devastador, ya que afecta a:

– Alimentos.
– Agua de bebida.
– Salud humana y animal.

Por lo tanto, nuestra seguridad alimentaria se ve alterada de forma directa, ya que unos alimentos sanos, nutritivos e inocuos solo pueden ser el resultado de un suelo sano.

¿De dónde procede la contaminación de los suelos?

Según nos dice la FAO, actualmente, un tercio de los suelos del planeta están moderadamente degradados, debido a la erosión, salinización, pérdida de carbono orgánico, acidificación, compactación y la contaminación química. Pero el problema se agrava mucho con la contaminación.

Vertederos, malas prácticas agrícolas, desechos industriales, aguas subterráneas contaminadas, desechos farmacéuticos diversos, vertido de productos de higiene personal etc., son algunos de los causantes de la presión bajo la que se encuentran nuestros suelos.

¿Cómo podemos ayudar a reducir la contaminación de los suelos?

Algunos de los consejos que nos indica la FAO, son los siguientes:

– Eligiendo alimentos sostenibles.

– Reciclando debidamente desechos peligrosos como pueden ser las pilas.

– Haciendo compostaje en casa para reducir la cantidad de desechos que llevan a los vertederos.

– Manejar los residuos de antibióticos de una forma responsable, para evitar la aparición de resistencias.

Si cuidamos nuestros suelos….

La conservación de los suelos empieza por nosotros mismos, siendo conscientes de la magnitud del problema y valorando el suelo que pisamos a diario, ya que su protección nos proporcionará:

1.- Mayor seguridad alimentaria: actualmente, el 95% de los alimentos, que comemos, proceden del suelo.

2.- Más diversidad: la biodiversidad es muy importante para el bienestar de nuestro planeta, ayuda a las especies a adaptarse y a sobrevivir a los cambios que se producen en la naturaleza.

3.- Menos gases de efecto invernadero: unos suelos sanos ayudan mucho a mitigar el cambio climático, almacenando carbono y reduciendo la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

4.- Mejores medios de subsistencia: los suelos saludables pueden garantizar la seguridad alimentaria y proporcionar mejores medios de subsistencia, reduciéndose la migración forzada.

5.- Agua más limpia: los suelos almacenan y filtran el agua, haciéndola disponible para los cultivos.

6.- Más medicinas: Muchos antibióticos conocidos proceden de los microorganismos del suelo.

Como hemos visto, si cuidamos nuestro suelo podríamos vivir más y mejor.

SI CUIDAMOS NUESTROS SUELOS ¡PROTEGEMOS NUESTRA SALUD!

Fuente:

Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). “Un informe lanza la alarma sobre la contaminación del suelo”. Roma, 2 de mayo, 2018.

Imagen:
http://www.laangosturadigital.com.ar/images/TRONCAL-VA-SINCELEJO.JPG

El alcohol ¿forma parte de una alimentación sana?

alcohol

– Marina Muñoz Cervera –

¿Podríamos considerar saludable el consumo cotidiano de cerveza o vino?

En una sociedad en la que el consumo de alcohol se asocia a celebración, a momentos intensos, o como un relajante tras una ardua jornada laboral, parece absurda la pregunta anterior.
Sigue leyendo

Sobre los Bosques en su Día Internacional.

bosques

– Marina Muñoz Cervera –

En el Día Internacional de los Bosques vamos a conocer algunos datos curiosos.

Todos los años, el 21 de marzo, está dedicado por la FAO a los bosques, como un valiosísimo recurso natural, necesario para la vida.

Quizás os preguntéis ¿qué tendrán que ver los bosques con la nutrición o alimentación?
Sigue leyendo

Menos desperdicio de alimentos, también en fiestas.

desperdicio de alimentos

– Marina Muñoz Cervera –

La comida es el núcleo de casi todas las festividades y, lamentablemente, se desperdicia aún más en estas fechas.

Vamos a dedicar, esta primera entrada del año 2018, a un tema que redunda en la disponibilidad alimentaria de todo el planeta.
Sigue leyendo

¡Feliz Año 2018¡¡¡

feliz año 2018

– Marina Muñoz Cervera –

Consejo Nutricional os desea un Feliz, Saludable y Próspero Nuevo Año.

Cada año que vivimos es una oportunidad para ser felices. ¡Que el 2018 ponga en el camino las herramientas necesarias para construir todos y cada uno de vuestros sueños!

Con cariño y gratitud,
Saludos a todos y ¡¡un buen comienzo de año¡¡

Imagen:

ID: 90859797 (S)
Copyright: katflare / 123RF Stock Photo

¡Feliz Navidad!

Feliz Navidad

Consejo Nutricional os desea unas Felices Fiestas Navideñas

Que la armonía y la paz reine en vuestros corazones.

Y recordaros, en estas fechas de celebraciones, que es importante pensar en la salud:

Sigue leyendo

La ensalada, nuestra aliada en Navidad.

ensalada

La ensalada navideña nos ayuda digerir el resto de los alimentos.

Este año, vamos a destacar como plato estrella de la Navidad, a la ensalada.

Sigue leyendo

Resistencia a los antibióticos a través de la cadena alimentaria.

resistencia a los antibióticos

– Marina Muñoz Cervera –

El abuso de antibióticos, que se suministran a los animales criados para la producción de alimentos, es una de la causas de aparición de resistencias en los humanos.

Los antimicrobianos son imprescindibles para combatir las enfermedades infecciosas. Sin embargo, el uso indiscriminado de los antibióticos para prevenir y/o tratar plagas en los animales, así como el abuso de los mismos en tratamientos médicos humanos, está provocando un severo aumento de las resistencias a estos fármacos, es decir, que los gérmenes se vuelvan resistentes y no se puedan combatir algunas enfermedades infecciosas.

Sigue leyendo

Problemática actual de la obesidad en niños y adolescentes.

anuncios infantiles

– Marina Muñoz Cervera –

La obesidad en niños y adolescentes sigue aumentando, según la OMS.

En el año 2022, la obesidad en los niños y adolescentes, de 5 a 19 años de edad, será más frecuente que la insuficiencia ponderal (retraso en el crecimiento).

Sigue leyendo