Archivo de la etiqueta: Vitamina B6

Vitamina B6 ¿qué pasa si nos falta o sobra?

vitamina b6

– Marina Muñoz Cervera –

La vitamina B6 es una vitamina hidrosoluble que se encuentra presente en muchos alimentos.

Es esencial para que funcionen correctamente las enzimas del organismo y para la formación anticuerpos necesarios para defendernos de enfermedades infecciosas, entre otras importantes funciones.

No es una vitamina muy estable y se pierde mucho con la cocción de los alimentos, congelación, refinado de los cereales, etc. Si además de todo ello, padecemos alguna enfermedad o estamos en una situación de aumento de demandas como puede ser el estrés, podríamos sufrir una carencia de esta vitamina, entre otras.

Una forma activa de esta vitamina, la piridoxina, se consume en forma de suplementos y su uso prolongado o desmedido puede dar problemas de toxicidad y/o interferencias con algunos medicamentos que estemos tomando en ese momento.

Vamos a conocer ambos extremos.
Sigue leyendo

Anuncios

Alimentos ricos en Vitamina B6.

alimentos ricos en piridoxina

– Marina Muñoz Cervera –

Esta vitamina hidrosoluble está ampliamente distribuida en un gran número de alimentos. Las frutas y hortalizas la contienen en pequeñas cantidades, pero su aporte es importante dentro de una alimentación equilibrada porque se pueden consumir crudos.

Las formas químicas de la vitamina B6, piridoxina, piridoxal y piridoxamina, se pierden en gran cantidad con la cocción de los alimentos ya que el hervido implica pérdidas por solubilización en el agua o caldo. También la congelación de los alimentos disminuye su contenido.
Sigue leyendo

¿Para qué nos sirve la Vitamina B6?

humano
– Marina Muñoz Cervera –

Esta vitamina hidrosoluble interviene en muchas e importantes funciones del organismo.

En los alimentos, se encuentra en tres formas: piridoxina, piridoxal y piridoxamina. Cualquiera de las tres se puede transformar en la coenzima piridoxal fosfato, clave en diversos procesos metabólicos, sobre todo en el metabolismo de los aminoácidos (constituyentes de las proteínas).

De forma muy general, sus funciones son las siguientes:
Sigue leyendo

Frutas exóticas: El tamarillo o tomate de árbol.

– Marina Muñoz Cervera –

Es una fruta exótica, nativa de los Andes, cuya domesticación y cultivo son anteriores al descubrimiento de América, sin embargo y, a pesar de su antigüedad, no se conocen nombres en lenguas nativas (1). Se cultiva en zonas tropicales altas: Brasil, Ecuador, Colombia y Sudáfrica.

Hoy día son países productores: Colombia, Brasil, Nueva Zelanda, Kenia, Sudáfrica, California, India y Sri Lanka. Existen tres variedades que se diferencian por el color de su piel: rojo, naranja (más dulces y con semillas tiernas y de menor tamaño que el resto) y amarillo (2).

Se le conoce como: tomate de árbol en castellano; berenjena, sachatomate, yuncatomate, en Perú; limatomate, tomate de monte, tomate de La Paz, en Bolivia y Argentina; tamarillo, tree tomato, en inglés (1). Parece ser que la denominación de tamarillo procede de Nueva Zelanda (3).

Pertenece a la familia de las Solanáceas y el nombre  científico de la planta es: “Cyphomandra betacea” (1).

Es un arbolillo de 2-3 m de alto, tallo único, monopodial, ramificado a la altura de 1-1,5 m en dos o tres ramas. En la rama se repite el mismo modelo de ramificación. Hojas cordiformes, de 17-30 cm de largo, 12-19 cm ancho, subcarnosas, suavemente pubescentes en el envés. Inflorescencia caulinar, opuesta a la hoja. Flores de 1,4 cm de longitud, cáliz persistente en el fruto, corola blanco-rosada, rotado-campanulada con los ápices reflexos, estambres conniventes, más cortos que la corola, anteras amarillas, dehiscentes por dos poros apicales, estilo emergente entre las anteras. Fruto de 5-7 cm de largo, ovoide, glabro, de color amarillo verdoso a anaranjado con jaspes longitudinales; mesocarpo anaranjado(1).

C. betacea se cultiva por sus frutos. Estos constituyen un recurso alimenticio y materia prima potencial para la industria de mermeladas. Los campesinos les atribuyen propiedades medicinales para aliviar enfermedades respiratorias y combatir la anemia. Los frutos del tomate de árbol contienen niveles adecuados de vitamina A, B6, C, E, además de hierro (1).

Los frutos se consumen crudos o cocinados; en todos los casos se elimina la cáscara por ser ésta de sabor amargo. En estado maduro se comen crudos. Es más frecuente el consumo  de los frutos cocinados en almíbar como postre: se cocinan brevemente los frutos enteros y pedunculados, en agua, a fin de que se pueda desprender la cáscara; luego se prepara la miel con canela y clavo de olor, se agregan los frutos pelados y se dejan hervir hasta tomar una consistencia adecuada. En los lugares de la sierra donde no se cultiva tomate, el tamarillo sirve para preparar guisos (1).

La pulpa del fruto se puede añadir a jugos, mezclándolo con otras frutas.

Fuentes:
(1) http://www.rlc.fao.org/es/agricultura/produ/cdrom/contenido/libro09/Cap3_5.htm#60

(2) http://frutas.consumer.es/documentos/tropicales/tamarillo/intro.php

(3) http://www.tamarillo.es/cat/tomate-de-arbol/1

Imagen:  http://www.safecreative.org/work/1207081937259