Enfermedades por el consumo de agua no potable.

agua no potable

– Marina Muñoz Cervera –

La ingesta de agua contaminada puede ocasionar serios problemas de salud.

Son muchas las enfermedades derivadas del consumo, aunque sea ocasional, de aguas no potables o no tratadas de forma conveniente para el consumo humano.

En el mundo, la ingesta de agua contaminada provoca 502.000 muertes al año, por diarrea (dato OMS).

Según datos del año 2015, 663 millones de personas se abastecen de fuentes de agua no mejoradas y, entre las mismas, 159 millones dependen de aguas superficiales.

Como vemos, es un problema de grandes dimensiones, ya que afecta a una necesidad vital del ser humano.

¿Qué pasa si consumimos aguas contaminadas?

El agua puede sufrir contaminaciones químicas o microbiológicas. Las consecuencias son distintas y las medidas de prevención también.

– Aguas contaminadas por agentes infecciosos:

No podemos considerar las aguas de ríos, fuentes, manantiales o cascadas como saludables, sin un análisis microbiológico previo. Pueden ser transparentes y muy naturales, pero lo más probable es que contengan microorganismos que no vemos con nuestros ojos.

Aunque estén en el paraje más bonito, solitario, etc. nosotros no sabemos que ha ocurrido en esas aguas, momentos anteriores a nuestra visita. Y, en el caso de manantiales, tampoco sabemos qué sucede en el origen de sus aguas.

Las enfermedades transmitidas por el consumo de aguas no potables, en las que existen microorganismos patógenos (virus, bacterias o parásitos) son, entre otras, las siguientes:

– Cólera, que se manifiesta con diarrea líquida, calambres y dolores abdominales, vómitos, etc.
– Fiebre tifoidea, que cursa con fiebre, calambres, dolor intestinal fuerte, dolor de cabeza y diarrea.
– Giardiasis, con diarrea de apariencia grasa y maloliente, gases y eructos.
– Disentería, cuyos síntomas son diarrea sanguinolenta, fiebre, calambres y dolor intestinal.
– Esquistosomiasis, que cursa con escalofríos, fiebre, diarrea, sangre en la orina o heces, entre otros síntomas, como daños severos al hígado, pulmones, riñones, vejiga, etc.

Siempre que podamos, debemos desinfectar o potabilizar las aguas mencionadas, antes consumirlas. Y, en cualquier caso, evitar beberlas, excepto en casos extremos que tendríamos que valorar muy bien. En todos los casos, la cantidad consumida es importante, es decir, si bebemos un poquito porque tenemos mucha sed, no tiene porqué pasar nada, ya que nuestro sistema inmunitario nos ayuda a defendernos de los patógenos. Sin embargo, una cantidad equivalente a un vaso o dos puede resultar peligrosa si el agua está contaminada.

Viajar con tabletas de cloro doméstico, es una buena medida de prevención, porque en menos de 45 minutos, disponemos de agua saludable.

– Aguas contaminadas por productos químicos:

Los tóxicos químicos que contaminan las aguas pueden proceder de:

– Desechos de industrias.
– Filtraciones desde los campos con pesticidas y fertilizantes.

El mayor problema de estas contaminaciones es que son invisibles, excepto que se realice un análisis toxicológico del agua.

Y la única forma de prevención consiste en evitar la contaminación de la fuente de agua y establecer sistemas seguros de potabilización del agua destinada al consumo humano y riego agrícola.

El consumo de agua contaminadas por tóxicos químicos puede producir cáncer, alteraciones en la estructura ósea, alteraciones irreparables del sistema inmunitario y malformaciones fetales.

Por ejemplo, el arsénico es un contaminante muy común en aguas superficiales de algunas regiones del mundo. Este problema afecta al agua de consumo y de riego agrícola, haciéndose manifiestos en los productos del cultivo, como arroz, entre otros.

La exposición a este tóxico químico, a corto plazo, produce los siguientes síntomas:

– Vómitos.
– Dolor abdominal.
– Diarrea.
– Entumecimiento de manos, pies y calambres.
– En casos extremos, la muerte.

En exposiciones prolongadas, el arsénico inorgánico procedente del consumo de aguas o alimentos contaminados por la misma, puede producir:

– Cambios en la pigmentación de la piel.
– Lesiones cutáneas y durezas o callosidades en manos y pies.
– Cáncer de piel.
– Cáncer de vejiga y pulmón.

Con esta entrada, terminamos la parte 2 de la lección 11 (tema 4) del curso de la FAO Alimentarnos bien para estar sanos, que estamos incluyendo dentro de la categoría Lecciones de alimentación sana de este blog.

No nos podemos fiar de cualquier agua, por muy limpia que parezca, y tenemos que estar atentos a los niños cuando vayamos de excursión, porque tienden a beber de cualquier lugar.

Entrada relacionada:

¿Aprendemos a potabilizar el agua?

Fuentes:

– Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). “Alimentarse bien para estar sanos”. Depósito de documentos de la FAO. Roma, 2013. ISBN 978-92-5-107610-1.
– Organización Mundial de la Salud. OMS. “Agua”. Nota descriptiva N°391. Junio de 2015.
– Organización Mundial de la Salud. OMS. “Arsénico”. Nota descriptiva N°372. Diciembre de 2012.

Imagen:

http://www.sanar.org/files/sanar/infeccion-por-giardia.jpg

Guardar

Una respuesta a “Enfermedades por el consumo de agua no potable.

  1. Pingback: Enfermedades por el consumo de agua no potable. – apserranoblog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s