Las carencias más graves de vitaminas.

vitaminas

– Marina Muñoz Cervera –

Las vitaminas son micronutrientes esenciales, cuya carencia puede causar serios daños e incluso la muerte.

Si nuestra alimentación es variada, equilibrada e incluye alimentos frescos como frutas, verduras, hortalizas, granos integrales, etc., adecuadas fuentes de proteínas y de grasas saludables, así como alimentos energéticos, aportaremos los nutrientes que necesitamos, incluyendo las vitaminas.

Sin embargo, si nuestra alimentación es repetitiva, monótona, incluye muchos alimentos procesados, ultraprocesados, etc., estaremos en situación de deficiencia y con una salud precaria y vulnerable.

Las carencias vitamínicas más serias.

Dependiendo del lugar en el que vivamos, las deficiencias vitamínicas varían en su frecuencia. Las costumbres alimentarias son diferentes en cada zona del mundo y, de las mismas, depende el aporte de micronutrientes y nutrientes en general.

Vamos a repasar las carencias más severas:

VITAMINA A:

La carencia de esta vitamina es causa de ceguera permanente y otros serios problemas de visión, como ojos secos, daños de la córnea, del nervio óptico, etc.

La vitamina A es necesaria para el crecimiento y desarrollo, así como en el sistema inmunológico. Es responsable de la integridad de nuestras mucosas y piel.

Las alimentaciones carentes de todo tipo de grasas, fomentan su carencia, ya que esta vitamina es liposoluble.

Es un error grave suprimir todas las grasas de una alimentación, una cosa es reducir el consumo de grasas saturadas, porque son muy difíciles de digerir y se acumulan si se consumen en exceso y, otra bien distinta, es eliminar todas las grasas incluyendo las monoinsaturadas y poliinsaturadas. Nuestro organismo necesita una alimentación que aporte un 30-35% del total calórico diario en forma de grasas y, si son saludables, mucho mejor.

Los carotenos, precursores vegetales de esta vitamina, contenidos en las hortalizas, como las zanahorias, por ejemplo, se absorberán mucho mejor, si añadimos unas gotas de aceite crudo.

VITAMINA B1 O TIAMINA:

Esta deficiencia puede darse en niños y adultos y, llevada a su extremo, es causa de Beri Beri. Esta enfermedad se caracteriza por una extrema debilidad, fatiga, pérdida de peso, debilidad progresiva de los músculos, alteraciones emocionales, dolores en las piernas y parálisis, edema y fallo cardiaco.

VITAMINA B3 O NIACINA:

Esta vitamina puede faltar en alimentaciones poco variadas y escasas en proteínas, ya sea por situaciones extremas de aislamiento, o de pobreza.

Es causa de Pelagra, una enfermedad que se caracteriza por la tríada sintomática de las tres “D”: dermatitis, diarrea y demencia.

A pesar de que la pelagra se relaciona con situaciones límite y extremas, que condicionan una alimentación deficiente, también, puede darse tras diarreas prolongadas y cirrosis de hígado por alcoholismo.

ÁCIDO FÓLICO O FOLATO:

El folato es imprescindible en etapas de rápida crecimiento, como es la formación fetal. De ahí, que se administre a las mujeres embarazas para prevenir defectos en la espina dorsal y en el cerebro de los bebés.

En lactantes, niños pequeños y adultos, la carencia de ácido fólico puede producir falta de apetito y pérdida de peso.

VITAMINA C:

La carencia leve de esta vitamina puede manifestarse con la aparición de:

– Infecciones frecuentes.
– Aumento de susceptibilidad para adquirir enfermedades.
– Anemia.

La carencia grave de esta vitamina provoca escorbuto, enfermedad que se manifiesta por los siguientes síntomas, entre otros:

– Dolor en las articulaciones y extremidades.
– Encías hinchadas y sangrantes.
– Lentitud en la curación de las heridas.
– Cabello frágil.
– Pequeñas manchas de hemorragia en la piel.

El escorbuto puede llevar a la muerte por hemorragia interna y problemas cardiacos.

Esta enfermedad es más común entre personas que viven situaciones extremas, como refugiados, emergencias alimentarias y población carcelaria. Sin embargo, hace unos días saltó a la prensa la noticia de un bebé de Valencia (España) con escorbuto por haber recibido desde los 2,5 meses, una alimentación basada en una fórmula de leche de almendras.

VITAMINA D:

La falta de esta vitamina produce la deficiencia concomitante de calcio, ya que es necesaria para la absorción este último mineral.

Las consecuencias de la carencia de vitamina D, son las siguientes:

– Osteoporosis en adultos.
– Raquitismo en niños.
– Disminución de las defensas inmunitarias en niños y adultos.

Obtenemos esta vitamina a través de algunos alimentos y cuando nos exponemos a la luz del sol.

Con esta entrada terminamos la parte 2 de la Lección del Tema 1 del curso de la FAO, Alimentarnos bien para estar sanos, que estamos incluyendo dentro de la categoría Lecciones de alimentación sana de este blog.

Comentaros que si nos sentimos cansados, débiles y con dificultades para llevar a cabo nuestras actividades diarias, revisemos nuestra alimentación. Las vitaminas son acalóricas y no nos dan energía, pero son imprescindibles en la regulación de nuestro metabolismo. En ocasiones, la solución que adoptamos ante una falta de energia, es tomarnos un complejo vitamínico y mineral, sin tener en cuenta, si las calorías globlales que estamos aportando son las necesarias, y si el reparto de nutrientes es el adecuado. Las carencias de vitaminas son problemáticas, pero también lo son sus excesos. Un reparto alimentario equilibrado, que incluya los micronutrientes que necesitamos, es fuente de salud y energía.

Entradas relacionadas:

Las mejores fuentes de Vitamina A.
Las mejores fuentes de Niacina o Ácido nicotínico.
Las mejores fuentes de Tiamina o Vitamina B1.
Alimentos ricos en ácido fólico.
Las mejores fuentes de Vitamina C.

Fuente:

Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). “Alimentarse bien para estar sanos”. Depósito de documentos de la FAO. Roma, 2013. ISBN 978-92-5-107610-1.

Imagen:

http://www.correodelorinoco.gob.ve/wp-content/uploads/2014/06/Conozca-las-curiosidades-y-mitos-del-estornudo.jpg

Una respuesta a “Las carencias más graves de vitaminas.

  1. Pingback: Las carencias más graves de vitaminas. | apserranoblog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s