La evitación o restricción de alimentos.

evitación de alimentos

– Marina Muñoz Cervera –

Es un trastorno que consiste en dejar de comer alimentos sin preocupación concreta por el peso corporal.

Este trastorno no es igual a la anorexia nerviosa y, a pesar de que puede ser un síntoma central de la misma, y también se da en la bulimia como conducta compensatoria, se clasifica como un trastorno independiente de los anteriormente mencionados.

En la anorexia nerviosa el temor a engordar es lo que determina que se evite la ingestión de alimentos, y en la bulimia, es la necesidad de compensar un atracón lo que puede llevar a la restricción.

En este caso, se evita el consumo de alimentos por diferentes causas, como por ejemplo, es el caso de los niños muy melindrosos o el desinterés por comer que puede darse en algunos mayores.

Podría tratarse también de personas escrupulosas y/o caprichosas que no son conscientes de los riesgos de una alimentación deficitaria.

Este tipo de restricciones puede suponer la eliminación total de uno o más grupos de alimentos por su color, sabor, olor o textura sin otro motivo de fondo.

Criterios diagnósticos del DSM V.

La Asociación Americana de Psiquiatría incluye este trastorno en su DSM V, dentro de la categoría de los «Trastornos alimentarios y de la ingestión de alimentos». En el mismo grupo se encuentran la Pica y el trastorno de Rumiación.

Para que se considere un trastorno de la evitación/restricción de la ingesta deben cumplirse los siguientes criterios:

1.- Trastorno de la ingestión de alimentos, por ejemplo, por falta de interés por comer o alimentarse, evitación a causa de las características organolépticas de los alimentos; preocupación acerca de las consecuencias repulsivas de la acción de comer, etc. que se pone de manifiesto por el fracaso persistente para cumplir las adecuadas necesidades nutritivas y/o energéticas asociadas a uno (o más) de los hechos siguientes:

– Pérdida de peso significativa (o fracaso para alcanzar el peso esperado o crecimiento escaso en los niños.
– Deficiencia nutritiva significativa.
– Dependencia de la alimentación enteral o de suplementos nutritivos por vía oral.
– Interferencia importante en el funcionamiento psicosocial.

2.- El trastorno no se explica por la falta de alimentos disponibles o por práctica asociada culturalmente aceptada.

3.- El trastorno alimentario no se produce exclusivamente en el curso de la anorexia nerviosa o la bulimia nerviosa y no hay pruebas de un trastorno en la forma en que uno mismo experimenta el propio peso o constitución. Es decir, no existe una preocupación profunda por el peso o la imagen corporal.

4.- El trastorno alimentario no se puede atribuir a una afección médica concurrente o no es mejor explicada por otro trastorno mental.

Se considera que este trastorno ha remitido cuando después de haberse cumplido todos los criterios mencionados, no se ha repetido durante un período de tiempo sostenido.

Consecuencias para la salud.

– Malnutrición en el sentido de desnutrición o subnutrición con todas sus consecuencias.
– Deterioro del desarrollo físico.
– Dificultades en las relaciones familiares.
– Dificultades en las relaciones sociales..

Para que exista este trastorno, es necesario que la falta de ingestión de alimentos tenga repercusiones sobre la nutrición y el estado de salud. Hay niños caprichosos que evitan grupos alimentarios enteros como las verduras, sin embargo, su carencia se puede suplir con el aporte de frutas y no manifiestan problemas nutricionales.

El asco por determinados grupos de alimentos, excepto que sea muy aislada y ante un alimento concreto, suele deberse a asociaciones emocionales que se manifiestan a través de la comida. Si es muy frecuente y afecta a nuestra correcta alimentación global, podría a afectarnos a nuestra salud y sería necesario buscar ayuda para encontrar las causas que provocan que evitemos los alimentos.

Y, para terminar esta entrada, comentaros que la ingesta de suplementos nutricionales no sustituye a la comida, son necesarios en casos de carencias o en circunstancias excepcionales que nos aboquen a prescindir de algunos alimentos y podemos recurrir a los mismos. Parece más sencillo tomarnos una pastilla que cocinar, sin embargo, nuestro organismo puede sufrir las consecuencias de la evitación de la masticación, digestión, etc. y los nutrientes no actuarán igual que los contenidos en los alimentos.

Entradas relacionadas:

La Pica, un trastorno de la conducta alimentaria.
La rumiación, un trastorno de la conducta alimentaria.

Fuentes:

– Donald W. Black, Nancy C. Andreasen. “Texto introductorio de psiquiatría”. American Psychiatric Association Publishing, DSM V Edition. Ed. El Manual Moderno S.A. Colombia, 2015.
– American Psychiatric Association. “Guía de consulta de los criterios diagnósticos del DSM V”. APA, 2014.

Imagen:

http://www.contigosalud.com/files/content/Articulos_2014/Ninos%20melindrosos.jpg

Una respuesta a “La evitación o restricción de alimentos.

  1. Pingback: La evitación o restricción de alimentos. | apserranoblog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s