La potomanía, un trastorno problemático.

potomanía
– Marina Muñoz Cervera –

La potomanía es la ingesta compulsiva de agua en cantidades superiores a las recomendadas para la salud.

Todos sabemos que el agua es muy saludable y necesaria para la vida, sin embargo, como ocurre con otros nutrientes, las cantidades excesivas son muy problemáticas para la salud.

La potomanía, también conocida como Polidipsia psicógena puede tener complicaciones como una hiponatremia grave y es potencialmente mortal por el riesgo de edema cerebral.

La ingestión de grandes cantidades de agua con el objetivo de adelgazar puede tener las mismas consecuencias. Sabemos que el agua quita el hambre porque produce un efecto saciante, pero una cosa es beber 1 o 2 vasos antes de las comidas y otra bien diferente estar todo el día bebiendo agua para no sentir hambre.

La polidipsia primaria o psicógena se clasifica de dos formas:

– La Potomanía: consiste en el deseo frecuente de beber grandes cantidades de líquido asociado a una actitud placentera sin tener sed.

– La Dipsomanía: es la necesidad brusca e imperiosa de beber grandes cantidades de líquidos y sobreviene en crisis.

Problemática de la Potomanía.

Esta conducta suele presentarse en personas con algún desorden de tipo psiquiátrico y suele ir asociada con compulsiones de otros tipos.

Puede llevar a la ingestión de cantidades equivalentes a 6 litros de líquidos durante el día, sin sed, y eliminan por orina la misma o similar cantidad. No siempre está relacionado con problemas psiquiátricos diagnosticados, pero si suele darse en personas con desórdenes emocionales.

El DSM IV no incluye la Potomanía en su clasificación de enfermedades y el DSM V, de forma taxativa tampoco. No obstante, la Polidipsia psicógena podría encuadrarse dentro de los «trastornos de control de los impulsos no clasificados» o bien dentro de los «trastornos alimentarios no especificados». En la bibliografía consultada no queda claro este aspecto, sin embargo es una patología que necesita asistencia psiquiátrica y/o psicológica, además de reeducación nutricional.

Es necesario diferenciar este cuadro de origen psicógeno de la Diabetes Insípida, que se caracteriza por la pérdida mantenida de grandes cantidades de orina diluida, lo que da lugar a una continua sed y necesidad permanente de beber durante el día y la noche; se debe a una incapacidad de los riñones para conservar el agua. En la Potomanía, es la gran cantidad de agua que se consume la que da lugar a un aumento de la cantidad de orina, ya que se inhibe la hormona antidiurética.

En las personas que presentan Potomanía siempre hay que descartar la presencia de una patología asociada que esté dando lugar a la conducta compulsiva.

Causas.

Este trastorno lleva consigo la necesidad de investigar a fondo para descartar que la causa sea únicamente psicógena.

– Enfermedades mentales psicóticos con cuadros delirantes y síntomas histéricos como la esquizofrenia, fase maníaca del trastorno bipolar, etc.
– Desórdenes orgánicos o patologías hormonales.
– Otros trastornos de la alimentación como la anorexia nerviosa por la necesidad de saciarse sin ingerir alimentos.
– Efectos secundarios de medicamentos que interfieran en el funcionamiento del riñón.
– Alteraciones del funcionamiento del hipotálamo.

Síntomas:

La potomanía suele aparecer de forma progresiva en el curso de semanas o meses e incluso puede suceder de forma intermitente.

La excesiva cantidad de líquido ingerida lleva a la inhibición de la hormona Antidiurética endógena, produciéndose poliuria.

La ingesta de líquidos es sobre todo diurna, por la noche no suelen sentir la compulsión y la consecuencia más grave es la hiponatremia que se puede manifestar de forma aguda o crónica dependiendo de la duración y de la forma de ingesta de agua.

Síntomas orientativos de una hiponatremia son los siguientes:

– Calambres musculares.
– Náuseas.
– Dolor de cabeza.
– Pérdida de agilidad mental.
– Letargia.

Estos síntomas pueden abocar en convulsiones, coma y muerte si no se trata de la forma conveniente, regulando la cantidad de líquido ingerida.

¿Qué podemos hacer para prevenir?

La ingestión de cantidades superiores a 4 litros o quizás menos dependiendo de las necesidades corporales (tamaño, peso, actividad de la persona) o bien más, sin causa aparente, debe preocuparnos lo suficiente como para acudir a un médico antes incluso antes de que aparezcan los síntomas descritos. El especialista será el que determine si la causa es orgánica o bien psicológica.

No existen criterios diagnósticos precisos sobre la Potomanía, suele diagnosticarse en pacientes psiquiátricos con o sin tratamiento y en personas con alguna patología orgánica, pero lo que nos puede orientar, más que una cantidad concreta, es una ingesta de líquidos superior a la normalidad sin una causa clara que lo justifique. En la bibliografía consultada se describen ingestas superiores a 3, 4, 6 e incluso 8 o 10 litros diarios.

Tenemos que saber que el agua es necesaria e imprescindible, pero en una cantidad justa. Nuestra actitud no es más saludable por beber más agua, por el contrario, esta conducta puede estar llamando a la enfermedad.

Una cantidad de líquidos que puede resultar orientativa es de 30 a 35 ml por kilo de peso al día en condiciones basales, pero esta cantidad  hay que incrementarla en situaciones como el estrés, esfuerzo, aumento de temperatura ambiental,  capacidad de sudoración intensa aún en ambiente frío, fiebre, etc.

Si te descubres bebiendo agua, aún sin sed, en cantidades grandes, no dejes de consultar a un especialista.

Entradas relacionados:
El Sodio y su deficiencia.
La rumiación, un trastorno de la conducta alimentaria.
La Pica, un trastorno de la conducta alimentaria.

Fuentes:
– V. García Vicent, J.A. Zotes, J. Pomares, M- Lozano, J. Saíz. “Potomanía: a propósito de un caso”.
Revista Electrónica De Psiquiatría. Vol. 2, No. 3, Septiembre 1998.
http://www.psiquiatria.com/revistas/index.php/psiquiatriacom/article/viewFile/176/160/
– Elsevier. “Guía clínica del diagnóstico y tratamiento de los trastornos de la neurohipófisis”. Endocrinología y nutrición. Vol. 54. Núm. 01. Enero 2007.
doi: 10.1016/S1575-0922(07)71402-X
– Alberto Miján de la Torre. “Nutrición y Metabolismo en Trastornos de la Conducta Alimentaria”. Editorial Glosa. Barcelona, 2004.
– Olga Díaz Jambrina. “Potomanía”. Web Consultas.
– F. Ortuño. “Lecciones de Psiquiatría”. Editorial Médica Panamericana. Madrid, 2009.
– J. M. Arribas Castrillo, Emilio Vallina Álvarez. “Endocrinología médica y metabolismo”. Textos Universitarios Ediuno. Oviedo, 2007.
– José Fernández. “Salvando vidas: Cambia tus hábitos, cambia tu vida”. C.A. Press. USA, 2013.
– Nutrición Clínica y Dietética Hospitalaria. “Recomendaciones de bebida e hidratación para la población española”.
Nutr. clín. diet. hosp. 2008; 28(2):3-19

Imagen:

http://www.abc.es/Media/201310/11/beber_agua–644×362.jpg

2 Respuestas a “La potomanía, un trastorno problemático.

  1. Hola!

    Yo tomo muchísima agua. cuatro o cinco litros al día. De hecho una vez me dio un tic en la boca porque de tanta agua que tomaba, limpie mi cuerpo de minerales, o algo así me dijeron en el doctor. Gracias a eso, le bajé a mi consumo de agua. Pero a lo largo de los años he estado tomando mucha agua, luego cuando me doy cuenta de que exageré le bajo, luego otra vez tomo mucha y así. Pero hasta me da sed! Y cuando como, que también tomo agua, me paro muchas veces al baño para hacer pipi. Es decir, me tardo mucho en comer, entre otras cosas, por pararme a ir al baño, a servirme más agua, a calentar el agua y así.
    También estoy diagnosticada con Trastorno obsesivo compulsivo y Trastorno de la conducta alimentaria. Y a eso a tenido que ver un tanto con mi problema con el agua.
    Mi mamá me contó que, durante una semana que yo no estuve en mi casa, compraron un garrafon menos.

    Una amiga me comento que había un trastorno en el cual las personas tomaban mucha agua.
    ¿Será posible que yo lo tenga??

    Me gusta

    • Hola, agradezco tu comentario y presencia en este espacio.
      La Potomanía (necesidad de beber agua de forma compulsiva) es una conducta, no en sí misma un trastorno. Y se suele dar, como en tu caso, en personas diagnosticadas de trastorno obsersivo compulsivo, como un síntoma de la enfermedad.

      No te preocupes por la posibilidad de tener un trastorno nuevo (yo pienso que no), es mejor que te centres en la curación del obesivo compulsivo, porque de esa manera, tu necesidad de beber agua, también irá disminuyendo.

      Un cordial saludo
      Marina

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s