¿Cuántos músculos tenemos olvidados?

ejercicio
– Marina Muñoz Cervera –

¿Nos hemos parado a pensar alguna vez en aquellos músculos de nuestro cuerpo que no movemos?

Hay muchos músculos que no se mueven diariamente y con el tiempo van perdiendo tonicidad y volumen. Me refiero a la musculatura, llamada voluntaria, porque en nuestro organismo hay músculos que podemos mover si queremos y otros que se contraen, independientemente de nuestra voluntad, como los del corazón.

Nuestras acciones van movilizando algunos músculos de nuestro cuerpo y dependiendo de la frecuencia de las contracciones, se van tonificando más o menos.

En muchas ocasiones, recurrimos a tonificaciones externas, por ejemplo, en el caso de la cara, hay miles de productos que ayudan a mantener una aspecto tonificado de forma puntual y la cirugía estética es un recurso extremo por el que optamos cuando ya «se nos descuelga» por el paso de los años.

«Todo cae por la acción de la gravedad» es una frase que he escuchado con frecuencia y es cierta, el paso de los años determina que la musculatura no tonificada se vuelva flácida y deje de cumplir su función de sostén.

Hay infinitos medios, hoy en día, para cambiar nuestra imagen, pero ¿habéis probado a hacer ejercicios faciales o de brazos o de muslos o de espalda?.

Es increíble comprobar que tenemos músculos en la cara que no se mueven y nuestros gestos van determinando una postura rígida de los mismos, que luego podemos cambiar artificialmente, pero resulta muy gratificante hacerlo de forma natural.

Hay muchos recursos en internet, videos para cada grupo muscular y podemos dedicar solo 15 minutos al día a ejercitar aquella parte de nuestro cuerpo con la que no tenemos una buena relación, es decir, aquello que no nos parece estético o bonito.

Estamos en un mundo lleno de opciones y con esta entrada solo quiero dejar claro que si ejercitamos nuestros músculos olvidados, nuestro aspecto cambiaría sin recurrir a medios artificiales.

Investigar en los movimientos del propio cuerpo es toda una aventura que merece la pena emprender.

Hay días que nos miramos en el espejo y nuestro gesto está preocupado, nuestra sonrisa se ha invertido y quizás la papada comienza a notarse; en el momento en que lo percibimos, todo se acentúa, nuestro ceño se frunce más y más, las mejillas se caen hacia abajo con un gesto de decepción y nos alentamos a nosotros mismos, pensando que son consecuencias de la edad y que tenemos que seguir hacia adelante con nuestra mejor sonrisa.

Ante todo lo anterior, además de seguir hacia delante con todo humor, también nos cabe la posibilidad de aprender ejercicios que hagan trabajar esos músculos que están determinando nuestro aspecto físico. Comprobaremos que la práctica diaria o varias veces a la semana de los mismos, irá impidiendo que los gestos se anclen, nuestras facciones se suavizarán, los pómulos subirán, la mandíbula se sostendrá y todo ello contribuirá a que nos sintamos más felices. Si combinamos ejercicios para grupos musculares concretos con una dinámica de ejercicios para todo el cuerpo, nuestra salud lo agradecerá y nos sentiremos más optimistas y contentos.

La OMS nos recomienda…

Con el fin de mejorar las funciones cardiorrespiratorias, musculares, la salud ósea, prevenir las enfermedades no transmisibles y la depresión, la OMS aconseja para los adultos, lo siguiente:

– Como mínimo 150 minutos semanales a la práctica de actividad física aeróbica, de intensidad moderada, o bien 75 minutos de actividad física aeróbica vigorosa cada semana, o bien una combinación equivalente de actividades moderadas y vigorosas.

– La actividad aeróbica se practicará en sesiones de 10 minutos de duración, como mínimo.

– Con el fin de obtener aún mayores beneficios para la salud, aumentar hasta 300 minutos por semana la práctica de actividad física moderada aeróbica, o bien hasta 150 minutos semanales de actividad física intensa aeróbica, o una combinación equivalente de actividad moderada y vigorosa.

– Dos veces o más por semana, realizar actividades de fortalecimiento de los grandes grupos musculares.

Beneficios de la práctica de ejercicio.

– Menor riesgo de morir por todas las siguientes causas de enfermedad: cardiopatía coronaria, hipertensión, accidentes cerebrovasculares, diabetes de tipo 2, síndrome metabólico, cáncer de colon y mama, y depresión.

– Menor riesgo de fractura de cadera o columna.

– Mejor funcionamiento de los sistemas cardiorrespiratorio y muscular.

– Mejor masa y composición corporal.

– Se mantiene más fácilmente el peso.

Si complementamos una alimentación saludable con ejercicio físico regular que vaya implicando todos los músculos del organismo, nos sentiremos física y psíquicamente mucho mejor.

Fuente:

Organización Mundial de la Salud. OMS. “La actividad física en los adultos”.
http://www.who.int/dietphysicalactivity/factsheet_adults/es/

Imagen:

http://www.sanasana.com/latinohealthmagazine/wp-content/uploads/2011/05/brazos.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s