Malnutrición ¿cuál es su auténtico coste?

chico mirando una chocolatina

– Marina Muñoz Cervera –

Al leer o escuchar el término «malnutrición» solemos pensar en países pobres en los que existe carestía de alimentos y las personas comen poco o nada.

La malnutrición es más que eso, las personas que no disponen de alimentos para comer, padecen desnutrición, pero también aquellos que consumen demasiados se enfrentan al mismo riesgo.

La malnutrición, según la FAO, es un estado fisiológico anormal debido a un consumo inadecuado, desequilibrado o excesivo de macronutrientes y/o micronutrientes. La malnutrición incluye la subalimentación y la sobrealimentación, así como las deficiencias de micronutrientes.

Es un concepto amplio que engloba a la desnutrición, a las dietas con deficiencia de micronutrientes, al sobrepeso y a la obesidad.

Cuando la malnutrición es crónica puede tener consecuencias graves para la salud, incluso llevar a la muerte, sobre todo a los niños.

Consecuencias para la salud humana:

– La desnutrición puede inducir retrasos en el crecimiento físico y cognitivo y hace que los niños sean más vulnerables a las enfermedades infecciosas.

– Las deficiencias de micronutrientes pueden causar enfermedades graves y discapacidades físicas, incluyendo anemia, retraso mental, ceguera y defectos congénitos de la columna vertebral y del cerebro.

– El sobrepeso y la obesidad aumentan el riesgo de diabetes de tipo 2, hipertensión, derrame cerebral, enfermedades del corazón, cáncer, problemas en las articulaciones y problemas de la vesícula biliar.

Consecuencias para el desarrollo económico y social:

La malnutrición nos impide alcanzar nuestro máximo potencial.

En los adultos reduce la capacidad para:

– trabajar
– contribuir a la economía local
– cuidar a las familias

Las madres malnutridas tienen más posibilidades de tener hijos con bajo peso, vulnerables a deficiencias cognitivas y físicas.

Los niños malnutridos tienen peores resultados en las escuelas, limitando sus oportunidades de futuro.

Todo lo anterior desemboca en un «ciclo de pobreza y estancamiento económico».

Más datos de interés:

– La malnutrición cuesta a la economía mundial 3,5 billones de dólares USA al año.
– La subnutrición y las deficiencias de micronutrientes cuestan 2,1 billones de dólares USA al año.
– La obesidad y las enfermedades no transmisibles derivadas de la misma  costaron 1,4 billones de dólares USA en el año 2010.
– La malnutrición materno-infantil es la mayor carga relacionada con la nutrición en el mundo.

Se ha demostrado que la inversión de 1.200 millones de USD al año en suplementos de micronutrientes, enriquecimiento de alimentos y biofortificación de cultivos básicos, durante cinco años, generaría beneficios anuales de 15 300 millones de USD con una relación coste-beneficio de casi 13 a 1, mejoraría la salud, reduciría el número de muertes y aumentaría los ingresos futuros.

Tenemos que llegar a comprender el concepto de malnutrición para ser conscientes de su alcance y, por desgracia, llega lejos, como hemos visto.

Para encontrar personas malnutridas, no hace falta visitar un país del tercer mundo, en ocasiones, basta con mirar alrededor.

Enlaces relacionados:

Malnutrición ¿cómo la evitamos?
La Nutrición empieza con lo que comemos.
“Malnutrición” como fuente de enfermedades crónicas.

Fuente:

Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. FAO. “Comprender el verdadero coste de la malnutrición”.

http://www.fao.org/zhc/detail-events/es/c/238398/

Imagen:

http://zetaestaticos.com/leon/img/noticias/0/818/818058_1.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s