Cambio de conducta ¿se puede conseguir?

compulsion

-Marina Muñoz Cervera –

Los factores de riesgo relacionados con el estilo de vida son los que contribuyen mayoritariamente a la morbi-mortalidad en Europa, pero también en otras zonas del mundo.

El sedentarismo, consumir comida hipercalórica y con pocos nutrientes, beber alcohol de forma desmesurada, fumar, etc. son factores directamente relacionados con el padecimiento de hipertensión, diabetes, obesidad, sobrepeso, hipercolesterolemia, etc.

Sin embargo, existen pruebas concluyentes de que un estilo de vida sana que incluya la práctica regular de ejercicio físico, una alimentación equilibrada, tensión controlada y la abstinencia de tabaco, está ligado a una vida más larga y a una existencia más saludable.

He recordado una frase de Descartes sobre la razón: «No hay nada repartido de modo más equitativo que la razón: todo el mundo está convencido de tener suficiente».

Todos creemos tener razón, pero más allá de eso, puede que nos mueva o influya algo diferente a querer estar sanos y vivir mucho tiempo, en el mantenimiento de determinadas conductas.

La Web de EUFIC (European Food Information Council) ha publicado un artículo sobre la motivación en el cambio de conductas, muy interesante de leer y práctico.

No es fácil cambiar hábitos muy arraigados, pero existen modelos teóricos sobre los procesos que configuran los comportamientos que pueden ayudar:

Teoría ecológica del cambio conductual:

En el comportamiento coexisten factores personales, sociales y contextuales.

– Factores personales: creencias, conocimientos, actitudes, habilidades, genética.

– Factores sociales: interacción con otras personas, tales como amigos, familiares y miembros de la comunidad.

– Factores contextuales: el ámbito en el que se desarrolla la vida de las personas, por ejemplo, la escuela, el lugar de trabajo o los comercios y servicios locales, así como otros aspectos más amplios como la economía (los precios, etc.) y la tecnología.

Para abordar los cambios de comportamiento en el caso de la obesidad, no basta con centrarse en los factores individuales, si se ignoran los sociales y contextuales, probablemente la intervención no tendrá éxito.

El modelo «ecológico» contempla los tres niveles que influyen en el comportamiento y parece ser el más indicado para promover el cambio conductual.

No basta con informar y aconsejar:

La información es importante, pero no basta para cambiar conductas porque no se tienen en cuenta los muchos y muy complejos factores que condicionan el comportamiento. «Las estrategias basadas en facilitar información pueden atraer a aquellos que desean saber cómo modificar su comportamiento, pero también pueden intensificar la desigualdad en el ámbito de la salud, en detrimento de aquellos cuya conducta está más condicionada por su entorno y que podrían tener un menor acceso a o interés por dicha información».

Hay múltiples teorías sobre el cambio conductual, pero aquellas que, aún procediendo de la psicología, han contemplado los aspectos sociológicos y económicos, han suscitado un gran interés en los últimos años.

Por lo que respecta a intervenciones en la obesidad hay dos teorías que se han venido utilizando, el Modelo Transteórico y la Teoría social cognitiva:

– Modelo transteórico: también llamado «modelo de etapas de cambio» clasifica a los individuos en segmentos y aplica intervenciones personalizadas en función de la etapa de cambio en la que se encuentran: precontemplación, contemplación, preparación, acción, mantenimiento y terminación.

– Teoría social cognitiva: se basa en la importancia de observar a los demás y aprender de ellos, así como en el refuerzo positivo y negativo de la conducta.

Hay otra teoría que se ha aplicado con éxito en intervenciones basadas en la actividad física y la dieta, se llama Teoría del comportamiento planificado y se basa en que la intención determina la conducta y puede predecirse estudiando:
– las actitudes,
– la norma subjetiva: creencias sobre lo que otros aprueban o desaprueban y
– el control conductual percibido: creencias sobre lo que resulta fácil o difícil de hacer.

¿Cuáles son las técnicas de cambio conductual más efectivas?

No está del todo claro cuáles son las más efectivas, no obstante, parece ser que las medidas más efectivas para promover el cambio dietético son las siguientes (EUFIC deja claro que esta afirmación procede de una base documental de fiabilidad media-baja):

– provisión de instrucciones (enseñanza del comportamiento),
– autoevaluación (registro de conductas, por ejemplo, haciendo anotaciones diarias de las comidas), y
– prevención de recaídas (resolución de problemas e identificación de estrategias de gestión).

Las técnicas más adecuadas en los que respecta al ejercicio físico son:

– inducción (para estimular una determinada conducta a través de, por ejemplo, recordatorios telefónicos),
– autoevaluación (registro de conductas, por ejemplo, mediante anotaciones de la actividad diaria),
– mensajes personalizados (adaptados a cada fase del cambio, a los recursos y al contexto),
– establecimiento de metas (tales como marcarse un número de pasos determinado y controlarlo mediante un podómetro).

Las intervenciones dietéticas y de actividad física parece que son más efectivas cuando se aplican simultáneamente.

Hemos repasado los aspectos que pueden sernos de más utilidad, no obstante, si queréis leer el artículo completo, podéis acceder a través del vínculo siguiente: Cómo motivar el cambio conductual

Hay mucho más que aprender, pero hay un aspecto que me ha parecido muy importante y se trata de «fomentar el dialogo interior como una técnica para mantener una actividad física y una alimentación sana». Se refiere a hablarse uno mismo antes y durante la conducta planificada.

Entrada relacionada:
¿Cómo podemos mejorar nuestros hábitos alimenticios?

Fuente:

EUFIC (Eurpean Food Information Council). “Cómo motivar el cambio conductual”. julio, 2014.
http://www.eufic.org/article/es/page/RARCHIVE/expid/Como-motivar-el-cambio-conductual/

Imagen:

http://web-salud.blogspot.com/2013/11/comer-compulsivo-cerebro-obesidad.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s