Curiosidades en alimentación: La moda paleolítica.

composicion fotografica

– Marina Muñoz Cervera –

“No hay ciencia exacta” pero si nos basamos en los conocimientos es más fácil aplicar la ciencia y descubrir las excepciones que nos dan amplitud de miras y en cualquier caso no dejan de ser cultura.

La alimentación y nutrición no es una excepción entre las ciencias y los humanos somos variopintos en nuestras existencia, creencias y en nuestros modos de vivir y entender la vida. En ocasiones, entre determinados grupos sociales, surgen ideas que pueden no ser de aplicación en otros, pero es interesante conocerlas. Los ecosistemas son variados y como bien sabemos las necesidades cambian de un lugar o circunstancia a otro.

Vamos a abrir una nueva categoría para dar cabida a esas “Curiosidades en alimentación” que resultan sorprendentes porque se salen de los esquemas establecidos y, sin embargo, nos aportan la novedad y quizás la experiencia.

Para comenzar, vamos a conocer una noticia publicada en Expansión.com que lleva por título: “La dieta paleolítica entra en la oficina”.

Parece ser que en Sillicon Valley se ha puesto de moda una dieta basada en carnes y grasas, sin cereales y productos lácteos, como antes de la aparición de la agricultura, según comenta el artículo.

“Dan Benjamin es un empresario de la industria tecnológica y de medios online de EEUU. Cuando empezó a padecer alergias sin explicación, alto colesterol e hipoglucemia, ignoró los consejos de su doctor y sometió a su familia a una dieta que probablemente habrían consumido sus ancestros hace 100.000 años”.

“Benjamin atribuye su conversión a Mark Sisson, un antiguo corredor de maratones que ha creado toda una industria alrededor de la locura por el Paleolítico. Sisson fue el primero en convertir este movimiento en un negocio rentable: tiene Mark’s Daily Apple, un blog que tiene 50 millones de visitas mensuales, un boyante negocio de edición de libros y una empresa de suplementos alimenticios”.

Me ha parecido curiosa esta noticia, sin embargo, no podemos olvidar que la evolución está marcada por la alimentación; y, por otra parte, la exclusión de los cereales no implica la ausencia de almidones porque nuestro prehistóricos comían tubérculos. Además también se alimentaban de hojas de los árboles, si bien, hubo tiempos en por sequías, escaseaban, otras especies de plantas tomaban su lugar.

No estuve en la prehistoria, no conozco a nadie que estuviese y aunque firmemente creo en todos aquellos hallazgos arqueológicos y pictóricos que nos han dejado los Homo Sapiens para que les sigamos la pista, también me llama la atención que los antiguos “Homo sapiens” sufrieron una evolución a “Homo sapiens sapiens” en una época posterior al paleolítico, en la que la agricultura y el aprovechamiento de los lácteos estaban presentes.

Hay muchas formas diferentes de combinar los nutrientes y tendríamos que conocer con mucho más detalle en qué consiste la alimentación de Benjamin para poder valorar su acción. No obstante, cada cual escoge su camino y esa libertad de elección es la vida misma.

Enlace relacionado:

La importancia de la alimentación en la evolución humana.

Fuentes:
Charles Wallace. Financial Times. Expansión.com. 22-10-2013.
http://www.expansion.com/2013/10/21/directivos/1382377848.html

Imágenes:

La imagen que ilustra esta entrada es el resultado de la fusión de las siguientes: IDs: 15498218_s / 12467745_s / 15498218_s Copyright (c) 123RF Stock Photos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s