La Obesidad y el sobrepeso.

obesidad

– Marina Muñoz Cervera –

La OMS define la obesidad y el sobrepeso como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud (1).

Ambas entidades constituyen el quinto factor principal de riesgo de defunción en el mundo, cada año fallecen, por su causa, 2,8 millones de personas (1). Por otro lado, son atribuibles a su padecimiento el 44% de la carga de diabetes, el 23% de la carga de cardiopatías isquémicas y entre el 7 y el 41% de algunos cánceres (1).

Si bien el sobrepeso y la obesidad antiguamente eran considerados un problema propio de los países de ingresos altos, actualmente estos trastornos están aumentando en los países de ingresos bajos y medianos, en particular en los entornos urbanos (1).

La causa fundamental del sobrepeso y la obesidad es un desequilibrio energético entre las calorías consumidas y las gastadas. Así en el mundo, se está dando (1):

– Un aumento en la ingesta de alimentos hipercalóricos que son ricos en grasa, sal y azúcares pero pobres en vitaminas, minerales y otros micronutrientes, y

– Un descenso en la actividad física como resultado de la naturaleza cada vez más sedentaria de muchas formas de trabajo, de los nuevos modos de desplazamiento y de una creciente urbanización.

Las consecuencias de ambas patologías para la salud son, entre otras, las siguientes:

– Enfermedades cardiovasculares, que en el año 2008, fueron la primera causa de muerte en el mundo (1).

– Diabetes (1).
– Hipertensión (3).
– Problemas psicológicos (3).
– Enfermedades de la vejiga (3).
– Trastornos del aparato locomotor: osteoartritis (1).
– Dislipidemias (4).
– Algunos cánceres: endometrio, mama y colon (1).
– Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS) (4).

El sobrepeso, la obesidad y sus enfermedades asociadas, son en gran parte prevenibles y de forma individual, las personas pueden:

– Limitar la ingesta calórica procedente de la grasa total.
– Aumentar el consumo de frutas y verduras, así como de legumbres, cereales integrales y frutos secos.
– Limitar el consumo de azúcares.
– Realizar una actividad física periódica.
– Lograr un equilibrio energético y un peso normal.

El Índice de Masa Corporal es un indicador simple de la relación entre el peso y la talla que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos. Se calcula dividiendo el peso de una persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2)(1).

La definición de la OMS es la siguiente (1):

Un IMC igual o superior a 25 determina sobrepeso.
Un IMC igual o superior a 30 determina obesidad.

El IMC proporciona la medida más útil del sobrepeso y la obesidad en la población, puesto que es la misma para ambos sexos y para los adultos de todas las edades. Sin embargo, hay que considerarla a título indicativo porque es posible que no se corresponda con el mismo nivel de grosor en diferentes personas (1).

En el padecimiento de obesidad y sobrepeso se dan factores que pueden determinar su aparición y son los siguientes (2):

1.- Determinantes genéticos: antecedentes de obesidad familiares.

2.- Determinantes ambientales:

– Nivel socioeconómico: tiene una correlación alta con la aparición de obesidad sobre todo en mujeres.
– Una gran ingesta de alimentos
– Estilo de vida sedentario.

3.- Determinantes reguladores: La regulación del peso corporal no solo tiene lugar entre personas normales, sino también entre personas obesas en quienes la obesidad se atribuye a una elevación del punto de ajuste alrededor del cual el peso resulta regulado. Son los siguientes:

– Embarazo: es el principal determinante de obesidad en algunas mujeres.
– Obesidad en la infancia.
– Lesiones cerebrales: tumor craneofaríngeo.
– Fármacos: hormonas esteroideas, antidepresivos tradicionales (tricíclicos, tetracíclicos, inhibidores de la monoaminooxidasa), benzodiacepinas, litio y fármacos antipsicóticos.
– Factores endocrinos: hiperinsulinismo por neoplasias pancreáticas, hipercortisolismo de la enfermedad de Cushing, la disfunción ovárica del Síndrome del ovario poliquístico y el hipotiroidismo.
– Factores psicológicos:Bulimia, trastorno de la alimentación nocturna, trastorno del atracón.

La obesidad va  acompañada de signos y síntomas que son la consecuencia inmediata de una gran masa de tejido adiposo y son los siguientes (2):

– Apnea del sueño: es un trastorno gravemente infradiagnosticado que se caracteriza por momentos en que la ventilación cesa durante el sueño, en ocasiones hasta cien veces a lo largo de una noche.

– En el síndrome de obesidad-hipoventilación (Síndrome de Pickwick), la disminución de la ventilación conduce a hipercapnia, hipoxia, cor pulmonare y riesgo de muerte prematura.

– Alteraciones ortopédicas en las articulaciones que soportan el peso y de las que no lo soportan.

– Alteraciones cutáneas: el aumento del sudor y de las secreciones cutáneas atrapadas entre los gruesos pliegues de la piel, produce un medio de cultivo propenso a la proliferación de hongos y bacterias, entre otras infecciones.

– Menosprecio de la propia imagen corporal sobre todo en mujeres que sienten que su cuerpo es grotesco y ello entraña cohibición y dificultad en las relaciones sociales.

El pronóstico de la obesidad es malo, sin tratamiento tiende a progresar, sin embargo una modesta pérdida de peso de un 5 a un 10% es suficiente para controlar o, al menos, mejorar la mayoría de las complicaciones de la obesidad (2).

Nuestra capacidad de supervivencia como especie demuestra que el genoma humano permite un excelente nivel de adaptación incluso a las situaciones más desfavorables, como se ha demostrado hasta el momento. La teoría de “seres metabólicamente ahorrativos” seleccionados durante años a lo largo de la historia, especialmente dotados para sobrevivir épocas de carencia, podría cobrar visos de realidad al observar la evolución de los humanos en los últimos años, en los que asistimos al crecimiento universal, espectacular e imparable del sobrepeso, la obesidad y la diabetes tipo II (4).

La Obesidad está incluida en la Clasificación Internacional de Enfermedades, 10ª revisión (5), en el Capítulo IV: Enfermedades nutricionales, endocrinas y metabólicas, dentro del apartado, “Obesidad y otros tipos de hiperalimentación” que a su vez incluye 4 patologías:

E65 Adiposidad localizada
E66 Obesidad
E67 Otros tipos de hiperalimentación
E68 Secuelas de hiperalimentación.

Como hemos podido ver, la obesidad es una enfermedad con graves consecuencias para la salud física y mental y el sobrepeso es la situación predisponente, no exenta de problemas. Si somos conscientes de la patología será más fácil encontrar soluciones y/o prevenir su padecimiento.

Enlaces relacionados:

Las consecuencias para la salud de 5 kg de sobrepeso.
Antropometría: IMC y otros índices.
10 DATOS SOBRE OBESIDAD. Organización Mundial de la Salud.
Relación entre obesidad y falta de sueño: Un interesante estudio sobre la actividad cerebral.
Obesidad y función cognitiva.
Obesidad juvenil y riesgo de cálculos biliares.
Obesidad infantil y apnea del sueño.
La obesidad y el estado de la flora intestinal.
La obesidad entre las enfermedades crónicas.
¿Podría estar alterado el sentido del gusto en la obesidad?
La obesidad y el sobrepeso pueden ser causa de hígado graso.
La obesidad y el sobrepeso no tienen prerrogativas.
La obesidad y sus extremos.
La adiposidad a los 25 es un “pasaje” hacia obesidad mórbida a los 35.
La obesidad tipo III puede acortar la vida hasta en 13,7 años.

Fuentes bibliográficas:

(1) Obesidad y sobrepeso. OMS. Centro de Prensa. Nota descriptiva N°311. Mayo de 2012. http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs311/es/

(2) Mark H. Beers, M.D. y Robert Berkow, M.D. El Manual Merck, Décima Edición en español. “Obesidad”. pags. 58-61. Elsevier, España, S.A. 2003.

(3) Michel C.Latham. Profesor de nutrición internacional

Universidad de Cornell Ithaca, Nueva York, Estados Unidos. “Nutrición humana en el mundo en desarrollo”. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación FAO. Colección FAO “Alimentación y Nutrición” nº 29. Roma, 2002.

(4) B. Moreno, S. Monereo y J. Álvarez. La Obesidad en el Tercer Milenio. 3ª edición. Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad. Editorial Panamericana de la Salud. Madrid 2006.

(5) OMS. Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud (CIE-10), edición de 2008.

Imagen:

ID: 3348435_s Copyright (c) 123RF Stock Photos

Última actualización: 16 de julio de 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s