¿Podemos evitar la monotonía en la comida diaria?

vegetales y pan

– Marina Muñoz Cervera –

Comer alimentos muy parecidos todos los días aburre a nuestros sentidos y resulta nutricionalmente pobre.

Así, somos presa fácil de cualquier exquisito olor que nos atrape por la calle, porque vamos a sentirnos atraídos por lo diferente.

Si utilizamos la imaginación en la comida, vamos variando la cesta de la compra semanalmente, decoramos nuestros platos y, aunque comamos solos, convertimos nuestra mesa en un restaurante de cinco tenedores, nos va a resultar muy atractivo alimentarnos día a día.

Deja de ser un acto puramente mecánico para convertirse en algo creativo. En muchas ocasiones nos quejamos de la falta de tiempo, sin embargo, no es necesario tardar mucho, basta una simple bandeja bonita, con un vaso que nos guste, un plato, cubiertos y una servilleta para que la mesa este servida.

Si pensamos en los nutrientes que nos aporta una ensalada – vitaminas y minerales -, seguramente nos será fácil comprar los cuatro o cinco ingredientes que son necesarios, rápidamente los lavamos y en el mismo tiempo que los colocamos todos junto y apelotonados, hacemos formas variadas y coloridas que seguro nos ayudarán a calmar nuestro estrés. No hay nada más sencillo que un aliño, aceite de oliva, un poco de limón y un poco de sal, estos tres ingredientes son elementos básicos en la cocina; en el momento en que comenzamos a utilizarlos diariamente en nuestras ensaladas surgen nuevas variaciones, ajos, perejil, cilantro, albahaca y así podemos ir creando y al mismo tiempo convirtiendo nuestra alimentación en un arte nutricional.

Si tenemos prisa, fácilmente podemos elaborar alimentos a la plancha, o bien cocidos que reservamos en el frigorífico para ir utilizando a lo largo de la semana e igualmente los condimentamos, a nuestro gusto, con especias aromáticas.

Una simple tortilla francesa de espinacas crudas (o cocidas en 10 minutos, mientras vemos la televisión o hacemos nuestra tarea de hogar) acompañada de espaguetis con tomate y orégano (la pasta se cuece en el mismo tiempo), adornados con una hoja de laurel, puede ser una comida o cena que junto con nuestra ensalada, nos deja satisfechos y contentos de haber sido capaces de convertirnos en nuestra propia industria alimentaria, con la tranquilidad de haber ingerido alimentos sanos, que nos van a proporcionar fortaleza física y anímica y que entrarán por nuestros sentidos aromatizando nuestro mediodía o nuestra noche con el olor de las hierbas aromáticas que hemos utilizado para su preparación.

No hay situación más tediosa, que la de pensar “otra vez..” ; si variamos a lo largo de la semana los tipos de cereales (arroz, pasta, pan integral, pan blanco, maíz, etc.), las fuentes de proteínas (carne, pescado, huevo, alubias o frijoles – rojos, blancos, negros-, lentejas, garbanzos, etc.) los alimentos ricos en vitaminas y minerales (frutas y verduras de temporada), los condimentos, etc. y jugamos con los coloridos poniendo en marcha nuestra creativa imaginación, seguramente disfrutaremos mucho más y seremos más conscientes de las virtudes de una alimentación sana que sintiéndonos atraídos por la mercadotecnia callejera que nos ofrece, con toda su buena intención, “comida” muy rápida, muy olorosa, pero muy poco saludable.

Si no tenemos tiempo para preparar los alimentos y recurrimos a restaurantes, afortunadamente, ya existen muchos que se preocupan por la salud y utilizan ingredientes naturales; no nos quedemos con la duda de qué estamos comiendo y preguntemos  sobre los ingredientes de elaboración. Podemos ir variando el menú, diariamente y por la noche recurrir a nuestra propia cocina.

Es una forma muy satisfactoria de cuidarse porque una alimentación sana, a la larga, resulta un ahorro en farmacias, médicos, hospitales y todo aquello que se necesita para recuperarse de las enfermedades que nos aquejan, en muchas ocasiones, porque no se nos ocurre cómo evitarlas.

Huyendo de la monotonía, nos construimos a nosotros mismos de una forma creativa y edificante, divirtiéndonos entretanto. Nuestros sentidos son importantes y no debemos dejarlos a un lado a la hora de preparar los alimentos que van a servirnos de soporte en la vida.
 
Imagen: 18359406_s Copyright (c) 123RF Stock Photos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s