¿Necesitan los médicos aprender a cocinar?

dibujo

Marina Muñoz Cervera –

Ayer, 19 de febrero de 2012, El Mundo.es publicó un interesante y novedoso artículo sobre la necesidad de aprendizaje de los médicos en las artes culinarias, porque, según manifiesta la noticia, para hacer recomendaciones prácticas sobre nutrición sería necesario conocer la cocina desde sus fogones.

La noticia se basa en una investigación publicada en JAMA Internal Medicine el 18 del presente mes de febrero. El estudio lleva por título: Enhancing Medical Education to Address Obesity: “See One. Taste One. Cook One. Teach One.” (La enseñanza de la medicina para tratar la obesidad: Veo, pruebo, cocino y enseño”) y está llevado a cabo por David M. Eisenberg como principal autor del artículo(2).

“Rara vez los médicos y los expertos en cocina comparten información, estrategias e ideas sobre cómo estos dos tipos de profesionales podrían unirse para disminuir las tasas de obesidad y enfermedades relacionadas con la dieta y las elecciones en los hábitos de vida, señala David M. Eisenberg, médico de la facultad de Salud Pública y Medicina de la Universidad de Harvard, en Boston (EEUU)” (1).

“Eisenberg explica que, desde hace unos años, se creó un seminario ‘Cocinas sanas, Vidas sanas- Cuidando de nuestros pacientes y de nosotros mismos’ que se imparte a lo largo de cuatro días en la Universidad de Harvard y en el Instituto Culinario de América. En este curso se incluyen presentaciones de epidemiólogos, nutricionistas, cocineros, expertos en fisiología del ejercicio y especialistas del comportamiento. Los profesionales de la salud que se registran en este seminario (médicos, enfermeras, etc.) atienden estas charlas y también realizan talleres: de cocina, aperitivos sanos, degustación de platos…”(1).

“Para comprobar que estos talleres y charlas son útiles para mejorar la salud de los médicos y de sus pacientes, Eisenberg realizó a 387 profesionales sanitarios que se registraron en este seminario una encuesta anónima antes de acudir a este seminario y tres meses después. De todos ellos, 219 completaron la encuesta previa y 192 realizaron el cuestionario de seguimiento” (1).

“Tras analizar las respuestas, se pudo comprobar que se habían producido una serie de cambios positivos en estos profesionales de la salud: se pasó de un 58% a un 74% de participantes que cocinaban con frecuencia su propia comida; un 64% de ellos (frente a un 54% en el inicio) era consciente de la ingesta de calorías que tomaba; aumentó un 16% el número de médicos que comía verduras con frecuencia; se incrementó un 10% la tasa de estos profesionales que consumía frutos secos; se duplicó (de un 46% a un 81%) la cifra de quienes se sentían con capacidad para valorar el estado nutricional de un paciente y la de quienes se veían capaces de realizar con éxito recomendaciones nutricionales y sobre el estilo de vida a personas con sobrepeso u obesidad” (1).

Si queréis leer la noticia completa podéis acceder a través del siguiente enlace: Los médicos deberían aprender a cocinar antes de aconsejar

Y solo que me queda deciros que los expertos en cocina son profesionales que pueden enriquecer mucho a la profesión médica en materia de alimentación y nutrición. Como médico y experta en nutrición, me siento aludida por la publicación y estoy completamente de acuerdo con el contenido del artículo, objeto de esta entrada, porque pienso que la ciencia que entra en uno mismo fluye sola hacia los demás. La practica culinaria permite ver, oler, tocar, probar y comer lo que uno cocina día a día; supone un acercamiento a los nutrientes y a su forma de elaboración para conseguir una buena nutrición.

Enlace relacionado:

La FAO y la Academia Internacional de Gastronomía unen sus fuerzas.

Fuentes:

(1) Ángeles López. El Mundo. es. Nutrición. “Los médicos deberían aprender a cocinar antes de aconsejar”. Madrid 19-2-2013 http://www.elmundo.es/elmundosalud/2013/02/18/nutricion/1361213620.html
(2) David M. Eisenberg, MD; Amy Myrdal Miller, RD; Kathy McManus, RD; Jonathan Burgess, BA; Adam M. Bernstein, MD, ScD. JAMA Intern Med. 2013;():1-3. doi:10.1001/jamainternmed.2013.2517.
http://archinte.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=1653991

Imagen: http://1.bp.blogspot.com/-DH_JvOQBqwg/T6LzwrFC0HI/AAAAAAAA4jY/Sgw_g-SaZs8/s1600/el-cocinero.gif

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s