Iniciativa europea para reducir el desperdicio de comida en la cadena alimentaria.

basura

Marina Muñoz Cervera

“La alimentación no tiene desperdicio, aprovéchala” es una campaña iniciada en Europa para minimizar los deshechos innecesarios en el cadena alimenticia.

Está auspiciada por la Asociación de Empresas de Gran Consumo (AECOC) y apoyada por los Ministerios de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y Sanidad.

La noticia publicada el 9 de noviembre de 2012 en la Web Expansión.com refiere que, según Aecoc, cada año se pierde hasta el 50% de los alimentos aptos para el consumo. El 42% de los desechos procede de los hogares, el 39% corresponde a las empresas de producción, el 14% a restaurantes, hoteles y restauración y el 5% restante a la distribución.

Los impactos del desperdicio son de tipo económico, ya que repercute en la cuenta de resultados de las empresas, en la economía doméstica y en las administraciones encargadas del tratamiento de residuos.

Pero el impacto también es socio-humanitario y ambiental: en momentos de crisis resulta inaceptable el desperdicio de alimentos, a lo que se suma que, para producir los 89 millones de toneladas que se tiran al año en Europa, se producen entre 2 y 4 kilos de CO2 por kilo de alimento. En caso de no evitarlo, la emisión por parte de la Europa de los 27 podría rondar los 240 millones de toneladas de CO2 en 2020.

Si queréis profundizar en el tema podéis encontrar la noticia en el siguiente enlace: Diez formas para no desperdiciar los alimentos (1).

El decálogo se encuentra disponible en Internet, en archivo PDF y lo podéis descargar desde: Decálogo.pdf (2).

También lo podéis descargar desde este enlace de la Web de: AECOC (3).

Os lo copio para facilitaros su lectura:

“Las empresas que suscriben este documento se comprometen a:

1. Reforzar la colaboración y la mejora del intercambio de información entre productores, fabricantes, distribución y administraciones públicas para evitar que, una mala planificación, genere un stock de productos que no vayan a ser consumidos y deban ser destruidos/eliminados.

2. Optimizar, dentro de las propias compañías, mecanismos y prácticas de eficiencia que favorezcan un transporte, manipulación y comercialización adecuada de los productos, que permita aprovechar la totalidad de su vida útil garantizando, en todo momento, su calidad y seguridad alimentaria.

3. Apostar por un clima de colaboración entre los diferentes agentes de la cadena de valor que facilite esa gestión eficiente y global necesaria para evitar desperdicios innecesarios en los diferentes eslabones de la cadena y, en caso de que se produzcan y siempre que estén en correcto estado, puedan canalizarse hacia otros usos evitando su destrucción.

4. Investigar e innovar en técnicas, tamaños y modelos de envasado y packaging más acordes con los nuevos modelos de hogar y hábitos de consumo de la sociedad actual.

5. Trabajar en la mejora de la comunicación al consumidor sobre las condiciones y recomendaciones de conservación y consumo de los productos alimenticios.

6. Establecer y/o reforzar mecanismos de medición del producto consumible destruido registrado a lo largo de toda la cadena de valor, así como llevar a cabo informes periódicos, en colaboración con el MAGRAMA, de los avances conseguidos para frenar esta problemática.

7. Impulsar prácticas que permitan a las empresas maximizar el aprovechamiento del “excedente” que se genera a lo largo de la cadena (elaboración de otro tipo de productos -alimentación animal, cosméticos…- , redistribución, etc..).

8. Establecer los mecanismos oportunos para que la mayor parte de ese excedente pueda redistribuirse, así como para que la redistribución de alimentos se lleve a cabo cumpliendo estrictamente, y a lo largo de todo el proceso, las normativas de higiene y seguridad alimentaria.

9. Compartir información con las comisiones de seguimiento del proyecto (formadas por expertos de toda la cadena de valor y las Administraciones Públicas ) para testar los avances experimentados en el proyecto.

10. Trabajar y colaborar de manera honesta, transparente y eficaz, en definitiva, para fomentar una producción, comercialización y consumo responsable que ayude a posicionar al sector de la alimentación como un colectivo “sensible” a las necesidades e inquietudes de la realidad social y económica del país.”

Fuentes:

(1) A. Medina.Expansión.com. “Diez formas para no desperdiciar los alimentos” 09-11-2012.
http://www.expansion.com/2012/11/09/empresas/1352484083.html
(2) http://www.google.com.bo/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&frm=1&source=web&cd=2&ved=0CCUQFjAB&url=http%3A%2F%2Fwww.aecoc.es%2Fdownload.php%3Fid_doc%3D22145%26id%3Ddec%25E1logo.pdf%26folder%3Ddocumento_socio&ei=XzihUL7CDMXx0gHb5IDYAw&usg=AFQjCNEW3HD39IXzguwwGa-TPcOJeeXemw&sig2=PBTnd_eGMKqBC5oY5jaDaA>Decálogo.pdf
(3) “AECOC contra el desperdicio de alimentos”
http://www.aecoc.es/#This

Imagen: http://es.expoinforma.com/media/k2/items/cache/8adaab906335a500d629a55f4f3ed11a_XL.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s