La Malnutrición, la Desnutrición y el “Hambre Oculta”.

malnutrición

– Marina Muñoz Cervera –

Malnutrición y Desnutrición no son sinónimos.

Cuando se habla de malnutrición existe la tendencia a equipararla con una alimentación insuficiente que provoca desnutrición, sin embargo, esto no es así. Vamos a aclarar estos conceptos.

¿Qué es la Malnutrición?

La malnutrición es el resultado de un desequilibrio entre las necesidades del organismo  y la ingesta de nutrientes, lo que puede conducir a síndromes de deficiencia, dependencia, toxicidad u obesidad.

La malnutrición comprende:

1.- Hiponutrición:

En la que los nutrientes  se aportan escasamente.

2.- Hipernutrición:

Es el caso contrario y puede ser consecuencia de comer en exceso, superando las necesidades energéticas del organismo.

3.- Inanición:

Es la forma más grave de malnutrición y en ella existen modificaciones estructurales y funcionales debidas a una ausencia total de fuentes energéticas y nutrientes esenciales.

4.- Malnutrición proteicoenergética o proteicocalórica:

Es un síndrome de deficiencia causado por una ingesta insuficiente de macronutrientes.  Se caracteriza no sólo por un déficit de energía debido a la reducción de todos los macronutrientes, sino también por una deficiencia de muchos micronutrientes. Existen dos tipos:

– Forma «seca o marasmática»: es el resultado de una inanición casi total con deficiencia de nutrientes proteicos y no proteicos. El niño marásmico está muy delgado por la pérdida de grasa corporal y músculo.

– Forma húmeda o «Kwashiorkor»: La palabra Kwashiorkor es un término africano que significa «primer hijo, segundo hijo»  y describe la observación de que el primer hijo desarrolla malnutrición cuando el segundo hijo nace y reemplaza al primero en el pecho. En este caso la deficiencia protéica está más marcada que la energética y se producen edemas generalizados; el niño parece obeso por la extravasación de líquidos (2).

Dentro de la Hiponutrición podría caber la Desnutrición  aunque, en su forma más grave, también se relaciona con la Inanición.

¿Qué es el «Hambre»?

Es una situación en la que se produce una falta de nutrientes, tanto de macronutrientes (energía y proteínas) como de micronutrientes (Vitaminas y minerales), imprescindibles para una vida productiva, activa y saludable. El hambre suele presentarse como un problema pasajero o como un problema crónico y perpetuo, y suele acarrear secuelas de diversa importancia, desde muy leves hasta de extrema gravedad. El hambre puede ser consecuencia de una ingesta insuficiente de nutrientes o bien consecuencia de la incapacidad del organismo para absorber los nutrientes que precisa. Puede derivar asimismo de una alimentación deficiente y de prácticas de puericultura inadecuadas.

En el informe de la FAO sobre el Hambre en el mundo 2015, establece la sinonimia entre «hambre crónica» y «subalimentación».

En el «Hambre oculta» hay una deficiencia de vitaminas y nutrientes esenciales necesarios para potenciar la inmunidad y un desarrollo saludable. En el mundo, unos 2000 millones de personas sufren carencia de yodo y la carencia de vitamina A se asocia cada año a más de medio millón de fallecimientos de niños menores de 5 años a escala mundial. Como reconocen los expertos en nutrición, el «hambre oculta … es un tipo de hambre que no se manifiesta en forma de vientres hinchados ni cuerpos escuálidos. Y, sin embargo, ataca de lleno la salud y la vitalidad de las personas» (Gautam, 2006).

Hay otros dos conceptos que quisiera mencionar, la Subalimentación y el Hambre transitoria.

La Subalimentación es la situación en la que se encuentran aquellas personas cuyo consumo dietético de energía está siempre por debajo del mínimo requerido para llevar una vida productiva, activa y saludable. Se determina empleando un indicador sustituto que permite determinar si los alimentos disponibles en un país son suficientes para satisfacer las necesidades energéticas (aunque no precisamente de proteínas, vitaminas, minerales) de la población.

El Hambre transitoria es un tipo de hambre pasajera, en la que se incluyen los llamados «retortijones de hambre», que puede afectar de forma transitoria y a corto plazo a la capacidad física y mental.

La Desnutrición es la manifestación física del hambre que tiene su origen en uno o varios micro o macronutrientes. Estas carencias impiden que el organismo desempeñe eficazmente sus funciones orgánicas, como el crecimiento, el embarazo, la lactancia, el trabajo físico, la capacidad cognitiva, la resistencia a las enfermedades y la recuperación posterior (3).

¿Cuál es la diferencia entre el hambre y la desnutrición?

La desnutrición es la forma en que el hambre se manifiesta físicamente. su medición es posible  y, para ello se utilizan indicadores como:

– Peso para la edad

– Estatura para la edad

– Peso para la estatura

En algunos casos, la desnutrición puede ser la secuela de una enfermedad, lo que influye en la adecuación de la ingesta alimentaria y/o en su absorción por el organismo (y, por lo tanto, en el grado del hambre). Las enfermedades afectan al nivel de ingesta alimentaria porque alteran el metabolismo (aumentan la necesidad de ingerir nutrientes) y reducen el apetito (lo que suele implicar una disminución de los alimentos ingeridos). Al mismo tiempo existe la posibilidad de que las enfermedades causen problemas de absorción cuando acarrean una pérdida de nutrientes (por ejemplo en el caso de vómitos y diarreas) o cuando interfieren con los mecanismos por los que el organismo los absorbe. De hecho, la enfermedad empeora la desnutrición. Por supuesto las enfermedades suelen tener otras muchas consecuencias graves que no están relacionadas con los efectos que produce el hambre.

La desnutrición y la enfermedad están directamente relacionadas, son bidireccionales y se refuerzan mutuamente. La desnutrición produce un estado de mala salud que expone al individuo al riesgo de contraer enfermedades infecciosas y crónicas.

En los niños, para determinar la gravedad de la desnutrición se establecen grados en relación al tanto por ciento de peso corporal que está por debajo de la normalidad para la edad y talla: Leve, Moderada y Grave. El Marasmo y el Kwashiorkor se encuadran dentro de la Desnutrición Grave.

Y ya para terminar, os dejo una frase que copio del Documento de Naciones Unidas, Programa Nacional de Alimentos. Serie de Informes sobre el Hambre en el Mundo 2007.

«¿Porqué sigue existiendo el hambre en un mundo que nada en la abundancia? Una de las preguntas trascendentales de nuestro tiempo es también una pregunta que pertenece a otra épocas…..la historia del hambre es indisoluble con la historia de la abundancia”» Sara Millman y Robert W. Kates, 1990.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA), fundado en 1963, es la mayor organización de ayuda humanitaria del mundo y el organismo de las Naciones Unidas al frente de la lucha mundial contra el hambre. El PMA utiliza la ayuda alimentaria para satisfacer necesidades en casos de emergencia y apoyar el desarrollo económico y social. El PMA está presente en 77 países y depende exclusivamente de donaciones. En estrecha colaboración con otros miembros de la comunidad de las Naciones Unidas, gobiernos y organizaciones no gubernamentales, el PMA trabaja denodadamente para que la lucha contra el hambre se convierta en el tema prioritario del orden del día de todos los foros y organismos internacionales, así como para fomentar políticas, estrategias y operaciones que beneficien directamente a las poblaciones pobres que padecen hambre (3).

OTROS CONCEPTOS:

Subnutrición: Ingestión de alimentos continuamente insuficiente para satisfacer las necesidades de energía de energía alimentaria. Su consecuencia es la desnutrición (4).

Vulnerabilidad:Presencia de factores que ponen a la población en riesgo de padecer inseguridad alimentaria o malnutrición incluyendo los factores que influyen en su capacidad para afrontar dificultades (4).

Fuentes:

(1) http://www.who.int/features/factfiles/nutrition/facts/es/index.html

(2) Alteraciones de la Nutrición. Mark H. Beers, M.D.; Robert Berkow, M.D. El Manual Merck de diagnóstico y tratamiento. Décima Edición Española. Elsevier España 2003.

(3)  Programa Nacional de Alimentos de las Naciones Unidas. Serie de Informes sobre el Hambre en el Mundo 2007. http://www.wfp.org/sites/default/files/World_Hunger_Series_2007_Hunger_and_Health_ES.pdf

(4) Salomón Salceda Baca. Marco teórico de la seguridad alimentaria. Capítulo 1. Políticas de Seguridad Alimentaria en los Países de la Comunidad Andina.

http://www.bvsde.paho.org/texcom/nutricion/seguridadCA/03cap1.pdf
Imagen: http://www.ecologiaverde.com/wp-content/2012/01/Dar-derechos-y-tierra-a-las-mujeres-reduce-la-malnutricion.jpg

Actualizado el 21 de octubre de 2015.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s